Comunidad del Padre Misericordioso

Somos un grupo de profesionales y voluntarios que ayuda a quienes padecen la problemática de las adicciones y viven en situación de calle.

Esperanza, llevar Esperanza es ayudar a que el otro piense que un cambio en su vida es posible; que puede comenzar, con pequeñas cosas, a modificar su entorno.

Trabajo responsable, cada uno desde su lugar, voluntarios y profesionales, nos comprometemos con esta obra día a día.

Diálogo, aprender a abrir el corazón para escuchar las palabras y los silencios del otro. Saber cuándo hablar, cuándo callar y cuándo abrazar.

Amor, amar sin recibir nada a cambio, y al final darte cuenta que lo recibiste todo.